Testimonio hermana Francisca María de México quien volvió a ver a su hijo tras escuchar nuestras oraciones

Gloria a  Dios, Aleluya amén alabado seas siempre Señor, gracias, mil gracias por escuchar nuestras oraciones.

Hermanos,  gracias a todos ustedes, al pastor por orar por la señora Yanet y su hijo. Han ganado el juicio que tenía en su contra y ahora el muchacho está entre sus brazos. Nadie puede con el poder del Todopoderoso .

Aleluya, amén, lo declaró: Siempre está con quien lo sigue. Toda la honra y toda la gloria sea para el Dios viviente. Amén, amén, amén.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.